.

.

.

.

Li volia encolomar el crim